background img
Dic 19, 2015
717 Puntos de vista
0 0

FOOD DESIGN: Una transdisciplina emergente

Escrito por

Por Adriana D’Albora
Maldonado, Uruguay.

Cuando vi el nombre Food Design en la página del CURE (Centro Universitario Regional Este) inmediatamente quedé intrigada; ¿de qué se trataba ese seminario que sería impartido en dicha institución por un arquitecto y una diseñadora industrial?

Antes de convertirme en uno de los ocho asistentes al mismo indagué un poco más en el programa y créanme me intrigó aún más, pero comprendí muy poco. No fue sino hasta la segunda clase o más bien encuentro que comencé a entender lentamente de qué se trataba Food Design, a tomar forma y modelarse en mi mente y en mi conciencia, sí leyeron bien conciencia, de eso se trata.

No es Food Art como quizás lo sugiera el nombre y es por eso que cada uno de los asistentes nos fuimos abriendo a una nueva manera de concebir la comida. Definir Food Design no es tarea fácil, no se logra en dos o tres palabras, es un concepto amplio.

Food Design es transdisciplinario en su esencia dado que convoca conocimientos, experiencias y visiones de diversos campos necesariamente complementarios. El diseño es reconocido como un modo de pensar problemas y soluciones de manera integral, tomando en cuenta el contexto asociado fuertemente con la innovación.

La  Dra. Francesca Zampollo fundadora de la Sociedad Internacional de Deiseño de Alimentos “Food Design Society”   explica que cuanto más se indaga sobre Food Design, mayor la cantidad de definiciones que podemos encontrar. Ella la divide en seis subdsiciplinas: diseño sobre la comida, diseño con comida, diseño para comida, diseño del espacio donde se come, diseño del producto y diseño del contexto en donde se come.

Por su parte el referente de Food Design en Latinoamérica Arq. Pedro Reissig, fundador de la Red Latinoamericana,  la define como cualquier acción que pueda mejorar nuestra relación con los alimentos/comida de manera individual o colectiva y en diversas maneras e instancias, incluyendo el diseño de productos, materiales, experiencias, prácticas, contexto y sistemas involucrados con los alimentos y comidas. Señala que existe una diferencia de concepción entre lo que es Food Design en Europa y Latinoamérica, básicamente por un tema de necesidades básicas insatisfechas. Reissig identifica tres direcciones en las cuales Food Design está siendo desarrollada como campo de conocimiento, cada una de las cuales se beneficia desde una definición específica y útil para sus intereses y objetivos. La primer dirección es hacia los Food Designers quienes trabajan en la industria en el sentido más tradicional, la segunda se refiere a un rol más personal centrado principalmente en experiencias participativas y expresiones artísticas y conceptuales y por último la tercer área de trabajo que está siendo considerada bajo el espectro de Food Design refiere a desarrollos estratégicos basados en estudios, incluyendo sistemas de pensamientos, innovación social, y procesos de diseño. Estas iniciativas están muchas veces relacionadas académicamente ya que no ha habido  hasta ahora una significante demanda en el mercado para esta área de conocimiento y sensibilidad. Ejemplos de esto incluyen iniciativas orientadas hacia la innovación haciendo foco principalmente en problemas de identificación y solución,  básicamente en culturas de pobreza y/o inestabilidad de las necesidades básicas.

Mucho podemos leer, mucho podemos hablar sobre Food Design, pero lo más importante es no perder de vista y por sobre todo ser proactivos en la tercer área de trabajo que propone Reissig.

www.lafooddesign.org

Categorías del Artículo:
Artes · Colaboradores · Diseño · Prensa

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas