background img
Mar 4, 2016
531 Puntos de vista
0 0

El perro como legado cultural

Escrito por

Por Paul Díaz
Punta del Este, Uruguay.

Desde que existe el hombre existe el perro como fiel compañero, en esto de las evoluciones no se quién fue la mascota de quién, pero probablemente la inteligencia primó y a uno lo hizo mascota de compañía y al otro lo hizo trabajar para poder mantenerlo.

Han sido dioses, astronautas, famosos en series televisivas y del cine. Han sido detectives, busca bombas, y con sus narices han mandado a más de un dealer al seguro de paro. Fieles por naturaleza los perros son casi confiables al extremo, no les va el mal humor y nos esperan contentos aún si llegamos a altas horas de la madrugada y con algunas copas de más.

Historias de perros pueden llenar bibliotecas enteras, desde los que recorrieron medio país tras sus dueños o aquellos que no se dan por vencidos ante la muerte y lo siguen esperando donde siempre, confiados a que algún día aparezca aquel que acariciaba su cabeza y le daba suaves golpes en el flanco. Los hay mini, de bolsillos y los hay maxi que si entra el perro deberá salir la heladera porque no queda espacio. Los hay sin pelos y los hay con rastas. Blancos, negros, amarillos, marrones, grises, no importa el color, ellos dejarán un recuerdo imborrable en su demasiado corta e intensa vida.

Ya ni se concibe un hogar sin perros, es como parte del combo, y a dónde va el grupo va el can, de ahí que en los últimos años exista la frase pet frendly escrita en varios lugares como restaurantes, hoteles y empresas de transporte, esto marca una tendencia que viene en ascenso vertiginoso y obliga al comerciante a tener que “hacerse amigo”.

Por eso, si no tienes un perro no sabes lo que te estás perdiendo, probablemente te destrocen la casa en sus primeros meses y te hagan conocer de cerca las pulgas pero créeme, dejará una huella imborrable en el recuerdo de toda tu familia.

Categorías del Artículo:
Letras · Literatura

Deja un comentario

Ir a la barra de herramientas